Ando liado por primera vez en el NaNoWriMo esta convocatoria de 2019. Meterte en su página y a consecuencia derivar a los distintos grupos activos en Facebook, Discord o WhatsApp. Mediante estos canales, este mes de atracón de escribir la gente se da ánimos unos a otros, como quien deja el tabaco o acude a AA. A menudo también, se queda presencialmente para escribir juntos. No he acudido a ninguno de esos encuentros, confieso que me gustaría mucho acudir a uno, aunque dudo mucho que un pequeño grupo de desconocidos tecleando en silencio en un bar consigan aumentar su productividad escritoril. En algunas ocasiones, no muchas, sin embargo no se trata de algo raro, hay participantes que anuncian felices -no es para menos- que han conseguido de 3 a 7 mil palabras.

Después de haber leído algunos artículos donde se habla de cómo mejorar el rendimiento -aunque pasar de 1000 a 3000 debería llamarse cómo poner el turbo- He estado cogiendo algunas ideas y he elaborado un método que, aunque no puedo decir que sea propio, es un refrito de cosas que me he encontrado con algunos matices que yo le añado. Lo he experimentado y claramente mejora la velocidad de redacción.

¿Porqué le llamo Sopa de sobre?

Quiero que sepa el lector que soy yo el que cocina en casa. El símil gastronómico entre cocina y escritura es forzoso. Que conste que yo enfoco el NaNo para escribir una novela. También quiero dejar claro que considero que soy un escritor mapa, con todo mi respeto a los escritores brújula, les digo que este artículo no va con ellos. Hecho este inciso, explicaré  que distingo tres tipos de platos:

  • Cocina gran Chef. Los platos donde hay operaciones muy difíciles como asar una pieza grande de carne, rellenar un asado, hacer un brazo de gitano y todo tipo de platos para los que la experiencia o la habilidad manual son muy importantes. Esta literatura la hacen los artistas o escritores reconocidos (chefs de la literatura), aquellos que son capaces de escribir joyas de una tirada. Los chefs pueden incluso permitirse escribir a mano, como acostumbra a hacerlo mi queridísima Flavia Company.
  • Cocina a fuego lento. Hay platos como el fricandó de ternera y el mar i montanya, que requieren cocinar durante un buen rato. Para realizarlos se necesita tiempo y paciencia. En literatura son partes de la novela donde necesitaremos una documentación previa, como las descripciones, donde no sólo es importante encajar con gracia los detalles para que el texto sea ameno, es necesario también el sentido común para cribar qué se incluye en el libro para no empachar hasta la muerte al lector. Este tipo de contenido no se puede redactar de forma rápida a no ser que seas un auténtico Chef.
  • Cocina ultra rápida. La sopa de sobre sería la ejemplificación de este paradigma de escritura/cocina ultra rápida: es un paquete con todo lo que necesitas (salvo agua, recipiente y fogón), instrucciones incluidas -Este, por si no lo nota,  es un guiño a mi libro de microrrelatos INSTRUCCIONES NO INCLUIDAS que puede comprar pulsando en el título, que es un enlace que le lleva directo a la página de la editorial- En los textos ultra rápidos se narra una acción que se puede escribir si se reúnen los ingredientes que la configuran.

Muchas veces tenemos una escaleta formada por escenas muy resumidas y aunque tenemos claros algunos aspectos en mente, a la hora de ponernos a escribir no son suficientes y la redacción se ve frenada. La técnica de la sopa de sobre es reunir primero los elementos necesarios para la redacción y obtener una rica sopa de muchas palabras en poco tiempo.

Receta para escribir una sopa de sobre

Ingredientes

  • Desconexión total a Internet (ladrón de tiempo)
  • Una hora sin distracciones
  • Una escaleta con escenas resumidas en una o dos frases
  • Un cronómetro o programa cronómetro
  • Diccionario de sinónimos off line

Preparación

  1. Si se dispone de una hora por delante, desconéctate de Internet. Si se necesitan diccionarios, usar un programa sin conexión o escribir la palabra en mayúsculas y ya lo buscará cuando revise el texto.
  2. Escoger una escena de la escaleta y volcar una lluvia de ideas en cinco minutos escribiendo frases donde se explique qué – quién – como – cuando – porqué . Se recomienda usar para estas frases una fuente distinta. Los detalles que no se consigan imaginar en esta fase no se pueden decidir en la siguiente a no ser que surjan de forma espontánea.
  3. Ponerse a escribir  sin reflexionar. Centrarse en explicar bien las frases resumen que se han escrito en la fase número dos. No remover la sopa a no ser que sea necesario: no extender las distintas ideas a desarrollar de forma desequilibrada. Intentar dar la misma importancia a no ser que sea algo imprescindible en la trama. En esta etapa se puede invertir el resto de la hora de un tirón o invertir dos periodos de 25 minutos con cinco de descanso.
  4. Este plato no necesita que se le corrija la sal. Es decir, no se puede perder el tiempo con nada de lo que se escriba. Por ejemplo: si estamos narrando una acción en la que los protagonistas celebran una fiesta de cumpleaños y sabemos que le van a regalar a la homenajeada unos videojuegos de moda y el célebre succionador de clítoris, no se puede perder el tiempo buscando el nombre de los regalos en Internet. Escribir en su lugar VIDEOJUEGOSDEMODA y SUCCIONADOR y cuando se revise el texto ya habrá tiempo de buscarlos. 

Espero que le sea útil este pequeño artículo, lector. Si es así, por favor comparta, comparta. Que no me conoce ni el Tato.